Presentación

p1010001.JPG

“Nada puede haber mas fantástico que la realidad”  (F. Dostoievski)

Si alguien tuvo el atrevimiento de haber entrado en este blog en alguna ocasión, habrá tenido la oportunidad de comprobar que han sido numerosos los cambios que ha sufrido. Habrá podido constatar los cambios de nombre, los cambios de cabecera, los cambios de color, la aparición y desaparición de entradas. En fin, un auténtico disparate. Ello responde a mi incapacidad para encontrar el camino adecuado, de tener suficientemente claro qué es lo que quería hacer con él y de encontrar la fórmula que me permitiera contar aquellas cosas que pretendía contar cuando decidí abrir este sitio. Bueno, espero que todo eso acabe aquí. El tiempo lo dirá. Este es el último cambio, al menos eso pretendo, es el último disfraz que me pruebo y espero que sea el definitivo.
¿Para qué este sitio?. Pues aún no lo tengo totalmente claro, …….. bueno, a ver, si se a que quiero dedicarlo. Lo que no se es si sabré tener la suficiente constancia como para mantener este sitio pegado al proyecto que ahora, con esta página, inicio. Espero estar a la altura de las circunstancias.
Durante un tiempo me he dedicado a navegar por la blogosfera tratando de comprobar qué es lo que la mayoría de los blogueros busca y pretende con los sitios que crean o los sitios que visitan, ya sea como autores o como simples visitadores, y he podido constatar que la mayoría de los blogs, o bitácoras, están dedicadas al mundo de Internet, a las nuevas tecnologías, a la ayuda a otros blogueros, o son espacios personales en los que cada cual cuenta sus cosas personales, sus vivencias, sus deseos, sus miedos, sus esperanzas o se comentan noticias y temas que puedan estar de actualidad con un matiz acusadamente generalista. Ciertamente existe poca especialización en la blogosfera.
Con este espacio no pretendo ni una cosa ni la otra, es decir, sería pretencioso por mi parte dedicarme a dar consejos sobre recursos o sobre trucos para implementar en el blog, dado que no tengo ni pajolera idea de todo ello, pero tampoco pretendo abrir una ventana desde la que lanzar mis paridas, mis elucubraciones o mi obsesiones sobre el mundo político, social o cultural que me rodea. Mas sencillamente pretendo contar mi visión del mundo de la policía, concretamente del mundo de la policía local o municipal, que es mi mundo. Pretendo exponer aquello que muchos creemos que nos hace diferentes y aquello que nos iguala al resto de ciudadanos. Las pequeñas cosas cotidianas, las anécdotas, la rutina, los malos momentos, los grandes momentos. Y todo ello con la humilde pretensión de tratar dar a conocer un mundo que, a pesar de estar tan próximo y ser tan cotidiano en la vida de todos los ciudadanos, es un gran desconocido. La mayoría de ciudadanos ha tenido algún contacto con la policía, especialmente con la policía local, en unos casos cuando ha tenido que recurrir a ella con algún problema y en otros cuando se ha tenido que enfrentar a una multa de estacionamiento, espero ser capaz de sacar a la luz la otra cara de la moneda.
Solo deseo que tengas paciencia.


A %d blogueros les gusta esto: