¿QUÉ HACE LA POLICÍA LOCAL?


Allá por el mes de mayo de 2007 tuve la oportunidad de escribir una especie de artículo sobre lo que hace la policía local, porque entendía que la labor real de las policías locales era desconocida por el común de los ciudadanos. El escrito en cuestión lo reproduzco a continuación.

Cuando han pasado caso tres años de aquel escrito, el trabajo de la policía sigue siendo igual de desconocido que lo era entonces. Poco ha cambiado al respecto y lo poco que ha variado no ha sido precisamente para mejorar la imagen de estos colectivos, todo lo contrario. Hoy se puede decir que, salvo excepciones, la imagen general de las policías locales pasa por uno de los peores momentos de su historia. A ello ha contribuido, por una parte, la propia actitud de un reducido número de funcionarios que, en lugar de abandonar determinados tics, que para nada contribuían a dar la mejor imagen, han optado, con su comportamiento y gestos, en incidir en ellos.

En algunos casos, esa actitud de unos pocos funcionarios, no solo no es corregida, sino que en muchas ocasiones es alentada desde la propia institución de la que dependen. Así, o se carga más el acento sobre la cantidad que sobre la calidad de los servicios; o se trata de ampliar parcelas de intervención invadiendo espacios que hasta ahora estaban reservados a otros cuerpos policiales, sin prestar la debida atención de los propios espacios o al menos desatendiéndolos de forma evidente y en otros casos evidencia una falta de organización efectiva del servicio. Se ha entrado en una carrera por el número. Lo importante es la estadística mensual o anual y hacia ahí se orienta la organización y programación de los servicios. Además, los efectos perniciosos de determinadas actitudes no son contrarrestadas con campañas mediáticas adecuadas. Una noticia que ponga en entredicho la imagen de la policía local, será vista, transmitida y retransmitida incontables veces, mientras que el trabajo callado del día a día no será dado a conocer, por falta de interés de los órganos decisorios de la institución o de los propios medios de comunicación. Que todo vaya bien, o casi bien, no vende o vende poco.

A pesar de todo, no todo está perdido. Aún permanece una mayoría, las más de las veces silenciosa, que día a día demuestra su buen hacer, su predisposición, su actitud de servicio hacia el ciudadano y su deseo de prestar un servicio de calidad, que pueda ser conocido y reconocido por los ciudadanos, a pesar de que jamás será plenamente entendida una labor que, en muchas ocasiones, tiene como oponente al propio ciudadano.

Mayo de 2007

Es difícil encontrar una institución que sea a la vez tan cercana al ciudadano y que haya sido tan poco tratada y sea tan desconocida para el común de los mortales como es la policía local. A ningún profesional de este medio se le escapa que los ciudadanos tienen una imagen del policía local que, o bien es policía chulesco y represor que, en el mejor de los casos, con bolígrafo y talonario en mano, contribuye a colmar el ansia recaudatoria, nunca plenamente satisfecha, de la administración para la que presta sus servicios, o bien es un guardia torpón que normalmente es el último en enterarse de lo que ocurre a su alrededor y que siempre está tratando de escabullirse de sus responsabilidades.

Los medios de comunicación, fundamentalmente la televisión, han contribuido de manera notoria a dar esa desfigurada imagen del policía local, especialmente cuando en alguna serie televisiva han incorporado a policías como personajes de ficción que no suelen destacar por sus virtudes positivas. Ahí tenemos como ejemplo divertidas series de ficción que han cosechado un gran éxito de público, en las que el policía aparece como un necio simplón, al que hay que repetirle hasta la saciedad hacía donde tiene que empujar para conseguir abrir una puerta o que siempre se encuentra sumido en enredos y ante problemas que su cortedad de luces no le permiten afrontar con naturalidad, o que responde de forma desmedida ante situaciones inverosímiles o que se pasa el servicio mano sobre mano en el bar despellejando, ante una birra, a todo bicho viviente.

Si buscamos una explicación a esta situación, que no podemos considerar satisfactoria, podríamos encontrarnos con algunas causas ajenas a la propia institución como en el caso mencionado, pero otras, las mas, tienen mucho que ver con la escasa capacidad que tienen los cuerpos de policía local para dar a conocer cuales son las funciones concretas que cumplen cotidianamente y que el ordenamiento jurídico les asigna y para transmitir una imagen positiva al conjunto de la sociedad, debido quizás, entre otras razones no menos importantes, a que los responsables políticos, que deberían ser los primeros llamados en llevar a buen puerto esta importante misión, en su lugar suelen hacer uso de la policía para materializar sus intereses partidistas sin importarles excesivamente la imagen que, entre la ciudadanía, pueda tener la institución.

Los ciudadanos suelen desconocer que los objetivos de la policía, también evidentemente de la policía local, en una sociedad democrática donde rige el principio de legalidad, consisten, fundamentalmente, en garantizar el mantenimiento de la tranquilidad pública, el respeto de la ley y del orden de la sociedad; en proteger y respetar las libertades y derechos fundamentales consagrados en la Constitución y en el Convenio Europeo de Derechos Humanos; en prevenir y combatir la delincuencia y, en facilitar asistencia y servicios a los ciudadanos, y que para conseguir estos objetivos la ley ha diseñado un modelo policial en el que a los distintos cuerpos de policía, en sus respectivos ámbitos territoriales de actuación, se les ha asignado unas determinadas funciones, unas con carácter exclusivo y otras compartidas bajo los principios de colaboración y cooperación recíproca entre las distintas administraciones públicas.

Así la Ley de Fuerzas y Cuerpos de Seguridad de 1986 asignó a las policías locales, entre otras, las funciones de protección de las autoridades de las corporaciones locales y la vigilancia y custodia de sus edificios e instalaciones; ordenar, señalizar y dirigir el tráfico dentro del casco de las poblaciones; instruir atestados por accidentes de tráfico ocurridos en vías urbanas y prestación de auxilio en casos de accidentes, catástrofes o calamidades públicas; la de policía administrativa en cuanto a las ordenanzas y bandos y demás disposiciones municipales; participar con el carácter de colaborador en las funciones de policía judicial; efectuar diligencias de prevención y cuantas actuaciones tiendan a la evitación de actos delictivos, dentro del marco de colaboración establecido en las Juntas Locales de Seguridad; vigilar los espacios públicos y colaborar con las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado y de las Comunidades Autónomas en la protección de las manifestaciones y el mantenimiento del orden en grandes concentraciones humanas y cooperar en la resolución de conflictos privados cuando fueran requeridos para ello.

A estas funciones genéricas, la Ley de Coordinación de la Policía Local de Andalucía ha añadido la vigilancia del cumplimiento de las disposiciones y ordenes singulares dictadas por la Comunidad Autónoma; vigilancia y protección de personas, órganos, edificios, establecimientos y dependencias de la Comunidad Autónoma y de sus entes instrumentales; la inspección de actividades sometidas a la ordenación o disciplina de la Comunidad Autónoma, denunciando toda actividad ilícita y el uso de la coacción en orden a la ejecución forzosa de los actos y disposiciones de la propia Comunidad Autónoma.

A todas estas funciones, muchas de ellas desconocidas por el ciudadano, se ha venido a añadir una ampliación de las funciones de policía judicial, en cuanto a las faltas y algunos delitos menos graves, por obra de un acuerdo de colaboración entre la Federación Española de Municipios y Provincias y el Ministerio del Interior. Ampliación de funciones en este ámbito que se hacía obligada debido a la creciente demanda ciudadana y a la necesidad de una mayor especialización y dedicación de los distintos cuerpos de policía para afrontar los nuevos retos que supone la delincuencia internacional y la delincuencia organizada.

Sirva este primer artículo como un primer paso que contribuya a ofrecer una imagen, en este momento general, de la policía local que realmente se corresponda con el trabajo que cotidianamente viene desarrollando en cumplimiento a las funciones que tiene encomendadas y que se han mencionado. En próximos artículos trataré de mostrar cual es realmente ese trabajo cotidiano que no es conocido o que en muchas ocasiones no es suficientemente bien comprendido.

Anuncios

4 responses to “¿QUÉ HACE LA POLICÍA LOCAL?

  • 22409

    Cuanto en común compartimos, como muchos más, seguro. Felicidades por tu bitácora, no te preocupes por su imagen, la que elijas bien está. Lo importante es esa necesidad que tienes (y tenemos muchos) de comentar esas cosas o situaciones que bien conoces, y con tus artículos ya lo estás haciendo… algunos me han hecho sonreir, recordándome situaciones parecidas (en todas partes cuecen habas, se dice). Otros me han confirmado lo que siempre he pensado… la Policía Local, esa gran desconocida.

    Desde Barcelona, un cordial saludo.

  • luis tovar

    bueno muy bueno estoy en venezuela valencia . donde esta , la policia mas corrupta de este pais , con su permiso extraere extracto de su escrito y lanzarlo a la poblacion de esta ciudad que esta astiada de estos disque poli. abusadores,ladrones con chapas de autoridad. y todo los apellorativos para calificarlos le pongo un ejemplo real desde la via se cojedes via valencia nos encontramos con 06 puestos de policia haciendo que , sabe que matraqueando y el ciudadano es enemigo de ellos . me despido con este saludo DIOS TE BENDIGA Y SIDUE ADELANTE TE VOY A LEER TUS ESCRITOS SON MUY BUENOS Y HE APRENDIDO AVANZA

  • Los números de 2010 « BLOGUINDIS

    […] The busiest day of the year was 14 de noviembre with 92 views. The most popular post that day was ¿QUÉ HACE LA POLICÍA LOCAL?. […]

  • marta medina

    mi opinion es la misma de todos, que hace la policía caminera, periódicamente tienen que concurrir a cursos especiales, nunca lo han echo, ni lo hacen, son policías solo por el uniforme, hace un año me hicieron una infraccion por que el pasajero no llevaba cinturon de seguridad; llego a casa leo el reporte que dice lo que arriba menciono, ice la descarga en la oficina correspondiente, hasta la fecha no tengo repuesta.

    otra persona me informa que quizás la multa esta en catastro, voy a esta oficina expongo esta inquietud, la empleada confirma que si, explico esto no es correcto, yo viajaba sola, ella responde el policía te a echo una infraccion inventada.

    que tengo que hacer con este abuso de autoridad? debo pagar esta infraccion?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: