MEDICIÓN DE LA DELINCUENCIA 2.

La medición de la delincuencia es una tarea importante dado que nos permitirá conocer la realidad social del delito y nos permitirá realizar previsiones y adoptar medidas sociales, económicas y penales para reducirla o controlarla. Para estudiar la criminalidad es necesario conocer diversos conceptos:

La EXTENSIÓN sería el volumen de la delincuencia y está en relación directa con la actividad humana realizada en una sociedad determinada y durante un periodo de tiempo determinado. La extensión varía según se trate de delincuencia real, aparente o legal, teniendo en cuenta que delincuencia legal es la que se determina mediante la relación entre la cantidad de personas condenadas o declaradas sujetos activos y la población total para un periodo de tiempo preestablecido. Este es el único dato de delincuencia contrastada que tenemos. Solo se obtiene cuando la jurisdicción estima que un sujeto es responsable de un delito. El Consejo General de Poder Judicial publica las condenas periódicamente (cada tres años). Al tardar tanto no nos va a informar de la delincuencia aparente.

Ésta, la delincuencia aparente, es la que a primera vista parece tener carácter delictivo y que es conocida por los poderes públicos pero que no necesariamente termina en condena. Sus datos se obtienen de la denuncia penal.

Finalmente la delincuencia real es la cifra negra de la criminalidad, que es la suma de la delincuencia conocida y de la desconocida. Es la totalidad de la delincuencia cometida. La cifra negra es la parte del número de delitos que son cometidos pero que no conocidos por los poderes públicos. Es la relación diferencial entre la criminalidad real y la criminalidad oficial. La cifra negra no es percibida por el sistema de justicia penal. La cifra negra es baja en determinados delitos, dado que son delitos que mueven a la denuncia (lesiones, seguros, etc) y, en cambio, es alta en otros (estafas por que la víctima no se entera o por vergüenza y la victima puede haber rozado, con su comportamiento, la ilegalidad; abusos sexuales sobre todo en el ámbito familiar; y los delitos de cuello blanco, por ejemplo, la publicidad engañosa.

La extensión se basa en el concepto INDICE DE DELITOS que se define como el número de delitos cometidos por unidad de población. Los datos estadísticos suelen estudiarse tomando como base 1000 habitantes. A esta unidad se le denomina BASE ESTADISTICA, aquí se opera con los censos de población, no suficientemente actualizados.

Otro concepto que es necesario conocer para poder realizar una radiografía de la sociedad y del delito es la INTENSIDAD. La intensidad es la calidad de la delincuencia. El concepto jurídico y criminológico no coinciden. La intensidad criminológica es un concepto mas material.

Otro concepto importante a tener en cuenta es la ORIENTACIÓN DE LA DELINCUENCIA. Dentro de este concepto se estudia la TÓNICA de la delincuencia que es hacia donde se dirige la delincuencia. Ver que delitos aumentan y cuales disminuyen, ver si hay mas delitos y si hay mayor violencia en su perpetración.

La FRECUENCIA, por su parte, seria la relación de variación de la delincuencia durante largos periodos o en sus manifestaciones diarias, por ejemplo, la que se produce en varano en determinadas zonas. Al hablar de largos periodos tratamos de averiguar las causas que hacen variar esa delincuencia, por ejemplo, que ha aumentado la frecuencia de malos tratos o ha variado el número de denuncias o la frecuencia de denuncias. Existen numerosas teorías explicativas de estas variaciones, por ejemplo la teoría térmica de la delincuencia.

Nos encontramos factores económicos en la variación de la frecuencia; factores culturales (nivel de instrucción, religión, raza). Son también importantes en la variación delincuencial: factores del medio físico, factores del estado de excepción. Todos ellos pueden influir en la variación a largo plazo. Finalmente, también influyen como factor los medios de comunicación.

Además de todos estos conceptos que son necesarios conocer y tener en cuenta existen otras herramientas imprescindibles para conocer el alcance que tiene la delincuencia, estas herramientas o estos conceptos son los de PREVALENCIA, el de INDICENCIA y el INDICE DE CRIMINALIDAD. La PREVALENCIA es la tasa de sujetos que han llevado a cabo una determinada conducta antisocial o delictiva. La INCIDENCIA sería el número de veces que el sujeto activo ha realizado la conducta analizada. La PREVALECIA es una tasa general. La INCIDENCIA, en cambio, es un concepto personal referido al número de veces que el sujeto ha realizado una conducta delictiva.

El problema que nos presentan todos estos conceptos y su estudio de cómo hacerlo, es decir, de dónde sacamos los datos de la criminalidad. Tenemos que considerar que las fuentes de información son básicamente tres: las estadísticas; las encuestas de victimización y los informes de autodenuncia.

Las estadísticas con las que se trabaja son las que realiza el Ministerio de Interior, en las que se integran los delitos denunciados a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad. No obstante hay que tener en cuenta que últimamente se observa un aumento importante de la denuncia en otras instancias receptoras de denuncias.

Un elemento importante para conocer la criminalidad son las ENCUESTAS DE VICTIMIZACIÓN que nos permite acercarnos a la cifra negra. En estas encuestas se le pregunta a una muestra representativa de ciudadanos si ha sido víctima de delitos (cuando, que delitos ha sufrido, ha sufrido violencia, han mantenido relaciones sexuales no consentidas, etc). Tratan de aclarar el fenómeno criminal (si ha sido víctima, si es consciente de haber sido víctima). Las encuestas de victimización mas conocidas son la US NATIONAL CRIME SURVEY y la BRITISH CRIME SURVEY. Nos permiten sacar a la luz los problemas, las necesidades, los derechos de la víctima no solo de la forma de producirse el delito. Nos ofrece información criminológica importantísima.

No obstante las encuestas presentan inconvenientes. Por una parte, tendríamos que tener en cuenta la falta de colaboración de la gente, que normalmente trata de rehuir contestar preguntas sobre materias tan sensibles. Este tipo de estudios han tendido resultados positivos con jóvenes, no con mayores. Los jóvenes parecen mas dispuestos a contar sus experiencias con menores trabas personales. Además, estos estudios suelen ser costosos, necesitan un trabajo de preparación previo muy importante. La falta de preparación previa puede invalidar el trabajo de investigación. El lenguaje no puede dar lugar a confusión, no puede ser agresivo y no debe poner en guardia al entrevistado. Las estadísticas, además, son poco representativas en determinadas conductas, por ejemplo en delitos sin víctima: ambientales, informáticos.

Existe un cuestionario internacional: INTERNATIONAL CRIME SURVEY que permite que los resultados sean comparados con otras encuestas del mismo tipo de otros ámbitos. Las amenazas, injurias, estafas, robos en transportes públicos, son las conductas que engrosan las cifras negras (también los delitos contra el patrimonio que se cometa en el trabajo). Facilita las razones por las que la víctima no denuncia. La falta de denuncia implica una desconfianza en el sistema de justicia penal y redunda como circulo vicioso en nuestra colaboración con el sistema. Favorece la evidencia de la escala de probabilidades para convertirse en victimas (edad género, etc). Las encuestas tampoco nos dicen cual es la delincuencia real.

Las encuestas de autodenuncia son del mismo tipo pero se pregunta si han sido autores de delitos. Los resultados se han obtenido solo a nivel de jóvenes. Los mayores no suelen contestar a este tipo de encuestas.

La fenomenología, es decir, cómo aparece la delincuencia, también se obtiene de datos estadísticos. La delincuencia esta ligada al contexto cultural y cambia de acuerdo con los cambios de valores de la sociedad y de los medios de los que dispone la sociedad. Así hay una delincuencia básica que se da en todas las sociedades y otro tipo de delincuencia que tiene que ver con el grado de desarrollo de esa sociedad. Los países desarrollados sufren delitos que se corresponden con los fines de leiv motiv, hay un gran volumen de delincuencia de cuello blanco, económica, organizada, juego, alcohol, drogas. Para un estudio eficaz se aparte de la delincuencia común de todas las sociedades.

La delincuencia no convencional lesiona los bienes jurídicos que han sido protegidos pero que no necesitan una protección especial, actualmente (nuevas tecnologías, la manipulación genética etc). Son delitos de nuevo cuño que únicamente se dan en la sociedad del bienestar. La mejora del nivel de vida da lugar a un aumento de la criminalidad de los sectores marginados de la sociedad. Hay delincuencia organizada e institucionalizada (órganos, armas, drogas, etc). Se pueden encontrar en sociedades en vías de desarrollo, pero no son las conductas que mas preocupan en estas sociedades. Unido a esto tenemos la ampliación o concatenación del tráfico de influencias, que está relacionada con la criminalidad organizada (secuestros, pornografía).


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: