UNA MAÑANA DE PERROS

perrito_maton

Había dejado de llover y los agentes se dirigieron diligentemente al lugar desde donde habían sido requeridos.  Un servicio rutinario: un vehículo abandonado en una de las zonas residenciales de la ciudad.

Cuando trataban de averiguar algún dato que les sirviera para localizar al propietario, vieron aparecer, por entre la maleza de un campo cercano, un pequeño perrillo.  El animal se encontraba totalmente mojado y tiritaba de frío…….

Se trataba de un perro pequeño, de raza indefinida, mezcla, tal vez, de chucho con chihuahua.  Probablemente habría huido del calor del hogar en busca de aventuras y no había previsto, porque un perro difícilmente puede prever estas cosas, que se encontraría solo, perdido y desamparado en medio de una terrible tormenta de agua y viento.  Así que cuando observó a los agentes fue en su busca tratando de conseguir auxilio.

Los agentes captaron rápidamente las circunstancias en las que se encontraba el animal y decidieron prestarle ayuda.  Para ello lo primero sería tratar de averiguar quién era su propietario.  Le abrieron la puerta del patrullero y le hicieron indicaciones para que subiera.  El animal aceptó con alegría el ofrecimiento, entró disparado y se acomodó en el asiento trasero.

En primer lugar lo llevaron a un veterinario para que le hiciera una lectura del microchip y, con ese dato, averiguaron quién era su propietario.  Tras contactar con él le emplazaron para que fuera a recogerlo a Jefatura.

Algo no debió gustarle al animal cuando, una vez en Jefatura, aprovechó un descuido para darse a la fuga.  Huyó como alma que lleva el diablo y no hubo forma de darle alcance, a pesar de que los solícitos funcionarios pusieron todo su empeño en ello.

Los agentes continuaron su patrullaje y unas horas mas tarde localizaron al perro fugado en las proximidades del lugar del que se había evadido.  Temiendo ser nuevamente apresado, el animal se dio otra vez a la fuga seguido de cerca por los agentes. Se introdujo a toda velocidad en una plazoleta donde varias personas, alertadas por los agentes, trataron de detenerlo acorralándolo.  Un agente se situó estratégicamente en un lado, mientras el otro trataba de cerrarle el paso.

Ambos, el servidor de la ley por una parte y la fiera en busca y captura por otra, quedaron enfrentados.  El perro tratando de encontrar una vía de salida y escape y el agente en posición de Iker Casillas tratando de detener un penalti.  Tras un amago el perro decidió entrarle por la derecha aprovechando la sorpresa y tal vez suponiendo que ese sería el lugar mas adecuado.  El funcionario se lanzó en plancha, se arrastró por el asfalto aún mojado por las lluvias y consiguió agarrarlo.  La fiera al verse atrapada decidió pasar a la acción y propinó un fuerte mordisco en un dedo de la mano del agente, quien al notar el pinchazo optó instintivamente por soltarlo.  En ese instante el animal pensó que su captor aún no había recibido todo su merecido, así que calculó fríamente la distancia que les separaba, apuntó y disparó, casi a quemarropa, alcanzando al agente en un brazo.  Lo consiguió, había burlado el cerco policial, había conseguido alcanzar de lleno al agente y, sin solución de continuidad, se alejaba sin mirar atrás con un alegre trotecillo.

El agente no fue consciente del impacto hasta que entraron en el patrullero.  Ambos pudieron percibir un fuerte olor a mierda de perro.  Miraron sus botas para ver si en la refriega alguno había pisado una caca, pero no encontraron nada.  Las suelas estaban limpias, pero a pesar de ello el hedor era insoportable.  Iker trató de componer su uniforme que había quedado un tanto desmadejado en la parada y al tocar su brazo derecho notó una sustancia caliente y pringosa.  Miró sus dedos manchados y comprendió que el perro había defecado sobre su uniforme.

Una hora mas tarde una señora compareció con un cocker spaniel atado con una cuerda.  Lo había encontrado abandonado en la calle y quería comunicar que ella se haría cargo de este otro animal hasta que aparecieran sus propietarios.  Los agentes no pudieron evitar observarlo con cierto recelo.

(Novela negra, negra,…. negra)

Anuncios

One response to “UNA MAÑANA DE PERROS

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: