Todo un ministro de exteriores

Aunque no es mi intención dedicar este espacio al “cortaypega”, me ha parecido curiosa la noticia lanzada por la agencia EFE y difundida por el Periódico de Cataluña, por la que se da cuenta de un hecho realmente singular. El ministro de exteriores de Honduras, un tal Milton Jiménez, se ha visto obligado a renunciar a su cargo tras un enfrentamiento personal con un grupo de policías de su país. La noticia tal vez hubiera pasado desapercibida, en un mundo de saturación informativa, si no fuera por el lamentable espectáculo que este señor ha dado al mundo.

El Sr. Ministro fue detenido por la policía cuando conducía su vehículo en estado de ebriedad y fue requerido para que se identificara y para que se sometiera a la prueba de alcoholemia, el Sr. Ministro se negó rotundamente a una cosa y a la otra. La Policía, lejos de amilanarse procedió a su detención y traslado a dependencias policiales. Se ve que el Sr. Ministro, que como tal ministro está por encima del bien y del mal, estaba acostumbrado a hacer su santa voluntad y no aceptó con buen talante la intervención policial y decidió oponerse resueltamente a ella acometiendo a uno de los agentes que trataban de detenerle, por lo que tuvo que ser reducido a la fuerza. Como podría haber sido previsible, en la refriega el Sr. Ministro resultó lesionado.

Todos estos hechos los reconoció Don Milton Jiménez en rueda de prensa que ofreció para comunicar su renuncia al cargo, pero, no obstante, el Sr. Ministro aprovechó la ocasión para cargar las tintas en el trato que recibió de la policía, tratando, al parecer, de reducir el impacto mediático que supone una situación tan dantesca mostrada por uno de los prohombres del país de singular importancia, mediante un reparto de responsabilidad en tan lamentable espectáculo. Pero al margen del cargo del protagonista de los hechos, este tipo de situaciones se producen con mas frecuencia de lo que algunos pudieran imaginarse. Nada nuevo bajo el sol.

Aquí os dejo parte de la noticia y el enlace que podéis consultar, donde, además de ofrecer datos relativos al caso, se ilustra toda la historia con un vídeo gravado supuestamente por la propia policía, en el que se intuye lo que realmente estaba pasando.


El ministro agregó que fue brutalmente golpeado por los policías, quienes además lo esposaron y lo llevaron detenido a las oficinas de la Dirección General de Tránsito.

El alto cargo, que luce un golpe e inflamación en su ojo izquierdo, también mostró otras señalas de lesiones en sus brazos y dijo que no enseñaba otras partes por pudor.


Antes de su comparecencia, el ministro hondureño de Seguridad, Álvaro Romero, leyó un escueto informe frente al su compañero en el Gobierno y dijo que, al ser requerido por la autoridad, éste “no quiso identificarse”, por lo que fue trasladado a la Dirección de Tránsito.


Romero no se refirió a la paliza que le habrían propinado los policías, pero indicó que Jiménez no aceptó que le practicaran la prueba de alcoholemia que establece la ley.


Al llegar a las oficinas de Tránsito, según el ministro de Seguridad, el titular de Exteriores se identificó y se ordenó que le practicaran la prueba de alcoholemia, lo que no aceptó, lo que obligó a “neutralizarlo y detenerlo”.


Jiménez estuvo detenido por un tiempo y después fue enviado a su residencia, según el escueto informe del ministro de Seguridad.


El ministro de Exteriores pidió disculpas al pueblo hondureño “por esta situación lamentable en que me he visto involucrado”, pero recriminó la violencia de la Policía en su contra.


También lamentó que sectores políticos, a los que no identificó, hayan difundido en Youtube un vídeo grabado con un teléfono móvil, en el que se observa cuando él comienza a agredir a varios policías, lo que reconoció que hizo indignado por el mal trato que le dieron, el que consideró que era “absolutamente innecesario”.


Jiménez dijo que él no estaba armado ni es un delincuente. “Creo que cometí un error, pero insisto, no soy ladrón, no soy asesino, no soy un violador, en este caso tampoco soy un mentiroso”, recalcó Jiménez.


Milton Jiménez reiteró que el incidente en que se ha visto envuelto le pudo pasar a cualquier ciudadano, pero que sectores interesados en causarle daño al país a nivel internacional, se han encargado de difundir las imágenes.


Además, explicó que pretenden hacer daño al Gobierno que preside Manuel Zelaya.


El ministro de Exteriores reconoció que debía haber sido más precavido, que se excedió en la ingesta de alcohol. Adelantó que no emprenderá acciones judiciales contra nadie y que si ha hecho pública la brutalidad de la Policía “es para que cambien ese tipo de actitudes en los cuerpos de seguridad”.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: